HOME       VOLUNTEER OVERSEAS       BLOGS

Monday, February 29, 2016

“Soy voluntaria, porque...” por Mayra Ari

“Nada se compara con esto que hacemos a diario. Somos un grupo ecléctico, personas que cuando menos esperas te desbordan de alegría. Son más las cosas que me llevo cada día, porque aprendo a desarrollar nuevas capacidades.

Siempre me caracterice por mi volatilidad, y la capacidad de hacerme invisible. Sin embargo, este grupo humano hace que cada día me desafíe, estableciendo metas diarias.”

La elección del voluntariado estuvo en un principio, dirigida por una actitud egoísta de desarrollo profesional. Valga aclarar que soy tímida en exceso, y que esta manifestación miedosa es contraproducente para quien se formó en la política, profesional del que se pretende viva por las relaciones públicas que genere.

La convocatoria de este voluntariado, la encontré en una pauta de mi muro en Facebook; una propuesta por demás llamativa, porque era una invitación un tanto selectiva, con la solicitud de personas proactivas, extrovertidas y dinámicas. Confieso que pensé unas cuantas veces antes de contestar a la invitación, porque es por demás evidente que no encajaba en el perfil que se exigía. Sin embargo, pudo más mi curiosidad, que mi ética; entonces me apunte a la reunión; y cuando la fecha llegó, asistí al encuentro un tanto recelosa. La campaña era por demás motivadora, porque su “alma” procuraba promover el empoderamiento de grupos sociales “marginados”, desde la generación de proyectos con impacto escalado: “Mujeres empoderadas”, proyecto joven del Servicio Británico, que demanda la ayuda de voluntarios dispuestos a tomar los espacios necesarios, reclamando la igualdad de género en la sociedad de diversos sectores, aprendiendo a reconocer su situación desfavorable, pero sobre todo, desarrollando la virtud de la empatía. Sin duda aprendo mucho de esta experiencia, porque salí de mi “zona de confort”; porque me obligue a pensar menos y sentir más: porque aprendí a escuchar a quienes nos declaraban sus ingratas experiencias, o entender las negativas de quienes consideraron nuestro trabajo, inútil.

La otra confesión, que dirige estás líneas; una vez iniciado el proyecto, y realizada el primer contacto con las mujeres agricultoras;  me quedé con la sensación de insatisfacción, porque mis ambiciones se amplían, mi búsqueda de nuevas formas de intervenir y transformar a este segmento de la sociedad, se convierten en una especie de motor diario, porque ejerzo el voluntariado desde el servicio.

Poco tiempo después de finalizada la primera “intervención”, me enteré de una nueva convocatoria, pero ésta ponía en juego el compromiso de quienes se arriesgaban a asumir este nuevo rol. Las exigencias de esta nueva convocatoria eran las mismas de la anterior; y sin pensarlo más me atreví a hacerlo de nuevo, porque creé una nueva expectativa; porque asimilé el verdadero significado de ser voluntaria. Este voluntariado me compromete a cumplir con más responsabilidades, porque asume el servicio activo de sus miembros, convirtiéndolos en agentes de cambio.

Finalmente, me gustaría romper un poco con esa impresión tergiversada que se tiene de nosotros, de algunos pocos que nos ven con recelo. Con catalogaciones típicas que no vienen en caso, pero que hacen una especie de efecto en quienes desearían ser parte de este movimiento “revolucionario”. Somos una generación de personas sin rasgos sociales o económicos que nos diferencien, porque el voluntariado es más que una actividad extracurricular. Porque para quienes hacemos de esto una forma de vida, encontramos en la persona “de al lado” a nuestro aliado, al cómplice que se propone hacer de este mundo un lugar mejor sin esperar nada más que haber sembrado en los auditores la semillita de la duda, despertando en ellos a los agentes de cambio del presente.

“Agradezco la oportunidad de conocer personas que hacen del voluntariado una forma de vida; agradezco ser parte de una institución que hace 70 años viene cambiando el mundo, desde experiencias que revolucionan la sociedad.”


¡


Gracias!

No comments:

Post a Comment