HOME       VOLUNTEER OVERSEAS       BLOGS

Tuesday, May 5, 2015

No quisiera estar en ningún otro lugar ahora!

Mientras escribo este blog no puedo creer que nuestro cohort ya ha estado en Bolvia por más de tres semanas y media, y que ya hemos concluido más de un tercio del camino. Cuando aterrizamos en El Alto estaba sorprendida de lo plano que era, a pesar de que estábamos en las montañas, 4000 m sobre el nivel del mar; sin embargo, de repente las carreteras se empinaban y La Paz era revelada, y no creo que haya camino en un camino plano desde entonces – en La Paz tu vas ya sea arriba o abajo, y a menudo te quedas sin aliento!

Yo estaba tan feliz de saber que iba a estar en el proyecto de Agricultura Urbana – y ahora estamos aquí trabajando en el proyecto, estoy muy contenta de ser parte de este equipo. Tenemos una lista muy larga de cosas que tenemos que cumplir durante estas diez semanas, como hacer una carpeta nutricional, producir video manuales para mejorar las prácticas en los invernaderos y encontrar nuevos mercados para las productoras, pero estar ocupada es genial porque el tiempo pasa volando cada día. La rutina general es que pasamos dos días en la oficina y dos días en El Alto, y luego esta el Viernes de Acción, donde visitamos los otros proyectos del Servicio Internacional Británico. 

Viernes de Accion - Ayudando al proyecto de Childfund en el centro infantil de Pampahasi Altoi.
Los días fuera de la oficina son más prácticos y son mis favoritos definitivamente.

Trabajando en los invernaderos de Focapaci
Una tarde de la semana pasada fuimos a la casa de Doña Delfina, una de las productoras de El Alto que tiene dos hijos, Carolina de diez años y Víctor de cuatro. que cumplir durante estas diez ()ectos depasa volando cada dlas productoras, pero estar ocupado que cumplir durante estas diez

 Dona Delfina en uno de sus invernaderos
Ella nos estaba enseñando a trasplantar lechugas desde las macetas donde habían germinado al suelo del invernadero. También hicimos una entrevista en video a Doña Delfina, para crear perfiles de las productoras en la nueva y mejorada página web (actualmente en proceso!). A pesar de mi falta de habilidad en el español, hubo un momento durante la filmación en el que todos estaban sonriendo y supe que algo bonito se había dicho. Cuando salimos del invernadero, pregunté a Florence (una de las voluntarias que tiene mejor español que el mío!) para que traduzca. Doña Delfina había dicho que antes del proyecto sus hijos se enfermaban muy seguido, pero desde que es parte del proyecto, ellos comen más variado, alimentos nutritivos y orgánicos, por tanto, están más saludables y muy rara vez se enferman. Escuchar eso me confirma que somos parte de un proyecto grandioso y el por qué es importante que consigamos que más familias se involucren.

El equipo de Agricultura Urbana, Dona Delfina, sus dos hijos, Carolina y Victor, y sus dos perros!
Fuera del trabajo muchas cosas también han pasado; hemos viajado a Coroico y al lago Titicaca durante nuestros fines de semana; dos partes muy diferentes y hermosas de Bolivia.

Disfrutando el fin de semana en el Lago Titicaca con otros voluntarios.
 Vivir con una familia de acogida también es una experiencia maravillosa; ellos nos cocinan muchos platos bolivianos tradicionales y deliciosos, en Semana Santa visitamos siete iglesias en una noche, y mi español y su inglés esta mejorando mucho! 

Lauren y yo comiendo afuera en La Paz con nuestra maravillosa familia de acogida.
Al parecer enfermarse es parte del proceso de adaptación en las primeras semanas! Desafortunadamente me enferme con salmonella tifoidea en la primera semana y sigo recuperándome, pero a pesar de la enfermedad y  que a veces me antojo tomar una taza de te con galletas digestivas en el sofá de mi casa, no quisiera estar en ningún otro lugar ahora. Donde sea que estés en la ciudad, las vistas siempre me sorprenden de noche y de día. El clima aquí cambia constantemente, otorgando a la ciudad un fondo diferente cada día, con tormentas eléctricas impresionantes algunas veces durante la semana. Y tomar el teleférico por 30 centavos de libra como parte de tu viaje diario al trabajo es otra cosa más para destacar.

El viaje al trabajo - tomando el teleferico para ir a la oficina.
Aparte de lo asombrosa que es la ciudad y el proyecto, definitivamente es la gente con la que trabajo la que ha hecho mi tiempo aquí tan espectacular. Estar con tanta gente de alrededor del mundo con experiencias de vida tan diferentes ha sido revigorizante y fascinante.

Básicamente, todos los que son parte del programa son agradables, Bolivia es un país maravilloso y el trabajo del proyecto es realmente gratificante y placentero. Si estás planeando aplicar al programa ICS, hazlo definitivamente. Si no lo estás planeando, entonces considéralo. Y si no puedes aplicar, pero conoces gente que podría, entonces cuéntales sobre esto!

Fotografías y texto escrito por Chloe Moore


No comments:

Post a Comment