HOME       VOLUNTEER OVERSEAS       BLOGS

Monday, December 1, 2014

¿Qué sucede cuando usted presta un niño boliviano su cámara?

Escrito por Becky Baker

Probablemente debo arrepentirme de prestar mi cámara a los niños de Doña Emiliana, una de las productoras de verduras con quien trabajamos en El Alto. Abram y Gabriel son energéticos, apasionados y probablemente nunca se les enseño como cuidar de una cámara digital. Mientras los miraba ir corriendo para capturar fotos de insectos con mi cámara colgando vagamente de la muñeca de Abram, me di cuenta de que quizás no la iban a devolver en una pieza. Sorprendentemente, la cámara enciende…pero haciendo un ruido horrible, el lente solo se entreabre medias. Y todas las fotos salen borrosas.

Comparto esta historia con ustedes porque creo que prestar a los niños mi cámara fue una decisión excelente, no solo por el momento de diversión que pasaron  ellos, sino porque si algo me da una pista para tener un conocimiento mejor de su vida es dejando a los niños  con una cámara un par de horas (pero tal vez sea mejor hacerlo con una cámara desechable…! Haz clic aquí para leer un excelente blogspot  de Childfund!). Mientras  veía las fotos esa noche, fue como si un pensamiento se encendiera en mi cabeza. Por primera vez sentí que había empezado entender la situación que la familia de Emiliana y las otras familias de El Alto, enfrentan.

Desde los años cincuenta, cientos de miles de personas han migrado al Alto desde el particular altiplano, para buscar trabajo y huir de las duras condiciones de una vida agrícola. Este rápido crecimiento demográfico ha sobrepasado el desarrollo de redes de agua y alcantarillados, lo que significa que para muchas comunidades que viven en las afueras, el rio del vecindario es usado como baño. Más que del problema de saneamiento, el desempleo, el crimen y la malnutrición son problemas significativos. Focapaci trata de combatir uno de esos problemas contribuyendo el suministro de los fondos y con el entrenamiento de ciudadanos para  que ciudadanos puedan cultivar sus mismos vegetales. Esto es particularmente útil para fortalecer madres con familias jóvenes para mejorar la alimentación nutritiva de sus familias y generar ingresos, sin dejar a sus niños solos en el hogar. Cuando conocí que trabajaré con Focapaci, me sentí muy contenta ser parte de un proyecto que se involucra con problemas tan fundamentales y vitales.


Tal vez no debería admitir esto, pero en las primeras semanas de trabajo en mi proyecto, preferí distanciarme de los problemas sociales que veía a mí alrededor. El signo poco común de muñecos colgando de las farolas y las palabras ‘ladrones serán quemando’ escrito en los muros, fue algo interesante inusual, pero en no  me inculcó una comprensión de la ansiedad, la indignación y la injusticia que sienten los residentes locales quienes pueden hacer justicia por sus propias manos. De manera similar, aunque veía las condiciones que enfrentaban las familias con quienes trabajábamos, no me involucraba emocionalmente. En lo que respecta a mí, estábamos haciendo un gran trabajo, y me resultaba fácil volver a mi cálida casa de acogida, después del trabajo, sintiendo que habíamos logrado hacer una diferencia.  Cuando una noche, en lugar de las fotos de voluntarios sonrientes posando con picotas  ves la cámara llena de imágenes de niños jugando en la oscuridad en hacinamiento viviendo en un cuarto de barro, el cual ellos y otras cinco personas lo llaman casa, te das cuenta de que la diferencia que estamos haciendo, apenas toca la superficie


Palabras de advertencia a potenciales ladrones en un muro cerca de una de las casas de una de las productoras de El Alto.

Como mi lugar acá fue financiado en gran parte por el dinero de los financiadores del Reino Unido, y el resto patrocinado por amigos y familiares, constantemente siento la necesidad de evaluar el impacto que estamos teniendo. De alguna manera parece extraño enviar cinco jóvenes residentes del Reino Unido para hacer un trabajo manual que la población local podría llevar a cabo también, en un país cuyo lenguaje no hablan fluida y plenamente. Supongo que es por eso que algunas de las productoras han asumido que tenemos algún tipo de experiencia, y nos han hecho preguntas detalladas acerca de nuestro propio cultivo de hortalizas en el Reino Unido! La Palabra 'Volunturismo' a menudo es lanzado en estos contextos, y se podría decir que las primeras semanas aquí yo era una Volunturista, como era ingenuamente positiva sobre el impacto que estaba haciendo, no había realmente considerado la gravedad de los problemas que enfrentan las familias con las que estamos trabajando.

Miembro del equipo preparando tierra para el invernadero de Emiliana.

Miembros del Equipo Focapaci sintiendose orgulloso después de preparar un pedazo de tierra para la siembra de hortalizas. Nuestro trabajo práctico con las productoras tienen resultados visibles, pero nuestros talleres y manuales de trabajo en desarrollo son esenciales para avanzar hacia una situación más sostenible, donde las productoras ya no necesitan la ayuda de voluntarios.

Afortunadamente, a lo largo de las últimos diez semanas fui más allá de esta percepción superficial y ahora siento que entiendo mejor hacia donde nuestro proyecto está apuntando. Estamos orgullosos de haber ayudado a proporcionar apoyo práctico a ocho productores, ya que esto es por supuesto esencial que permitiera cultivar hortalizas. Pero, a pesar de tener resultados menos visibles, nos hemos dado cuenta de la importancia de la otra parte de nuestro trabajo - el desarrollo de talleres y manuales para las/los productoras/es. Este trabajo en oficina  hace un mejor uso de nuestras habilidades específicas y  sobre todo vale  la pena a largo plazo, ya que da a los productores las herramientas para tomar el control del cultivo y la comercialización de sus propios vegetales. Este es el ideal por el que estamos trabajando: una situación en donde nuestra ayuda como voluntarias/os ya no sea necesaria.


Como ahora estamos en la penúltima semana de nuestro proyecto, estoy empezando a mirar hacia adelante, es decir, mi regreso al Reino Unido. Quizás tan  importante como el impacto que hice aquí en los últimos tres meses, son los cambios de actitudes y opiniones mejor informadas que voy a llevar a casa. Trabajando junto a voluntarios bolivianos y viviendo con una familia de acogida  me ha dado la oportunidad de comprender la cultura, creencias y eventos que han constituido a la actual Bolivia. Como parte del ICS hemos visitado una cárcel de mujeres, debatido cuestiones sociales con los estudiantes de una escuela de El Alto, y tuvimos una charla de un psicólogo y el trabajador de una ONG local. Lo que es más, ha habido tiempo para discutir temas como las causas fundamentales de la pobreza, la división Norte / Sur y los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Mi tiempo en Bolivia me ha dado una idea mucho más informada sobre las causas de la pobreza y lo que nosotros como individuos podemos hacer al respecto, y creo que esto es algo que va a cambiar mi manera de vivir el resto de mi vida.

No comments:

Post a Comment