HOME       VOLUNTEER OVERSEAS       BLOGS

Monday, March 28, 2016

Llegando a la Recta Final... por Samira Aguilar

Esta hermosa etapa está muy cerca de llegar a su término, esto genera en mí una gran tristeza y mucha nostalgia porque realmente me acostumbré a estar rodeada de mi equipo de trabajo, entiendo que esta experiencia no fue fácil, no siempre estuvo rodeada de risas, sino también estuvo llena de mucho trabajo y complicaciones, pero todos trabajaron en equipo muy unidos para que todo lo esperado salga bien y se pueda alcanzar los objetivos planteados a pesar de todo.


En este corto tiempo pude aprender muchas cosas, por ejemplo, que en un equipo de trabajo una persona no siempre tiene la libertad de elegir con quien trabajar y esto significa que se puede conocer gente que piense muy distinto a uno; considero que tuve mucha suerte al encontrar a estas siete personas maravillosas que me llenaron de alegrías, muchas risas y sobre todo de conocimiento. Es muy cierto que no pensamos igual y tenemos diferencias pero aprendimos a acomodarnos bien con cada situación, creo que encontré en ellos grandes amigos que perdurarán siempre, son simplemente perfectos siendo imperfecciones.

A mi parecer un de las experiencias más difíciles durante el proyecto fue ir repetidas veces hasta San Roque en El Alto, donde se encuentran las casas de las mujeres productoras, en un principio esta actividad no era muy de mi agrado por mi falta de ubicación a la hora de llegar a las distintas casas. Me parece importante destacar que incluso en ese aspecto el proyecto me ha ayudado, ahora me siento mas segura al momento de transitar por las calles de El Alto. 

La principal actividad de este período fue la elaboración de proyecto para dar continuidad al trabajo realizado en anteriores cohorts, considero que esto fue un tanto difícil para todos, en especial la etapa del diagnóstico que requiere el levantamiento de determinada información y data para llegar a conclusiones que reflejen la realidad de las productoras. Es importante destacar que todo el equipo cooperó y trabajó mucho en equipo para sobrellevar la etapa del diagnostico, gracias a eso y al compromiso de todo el equipo, la tarea se volvió cada vez más fácil. Siento que enriquecí mis conocimientos en la elaboración de proyectos, conocimiento que era muy básico; Pude contar con un equipo en el cual si alguno no sabía algo le preguntaba a otro miembro del equipo y así sucesivamente tuvimos la oportunidad de agrandar nuestros conocimientos.

En el aspecto personal, considero que crecí como persona, que me volví más madura y mucho más empática. Ver realidades diferentes a la mía me hizo valorar mucho lo que tengo y me incentiva a ayudar a gente que lo necesita, aprendí mucho de nutrición y de género, también empecé a comer de forma más saludable ya que realice muchos pedidos a las productoras consumiendo sus productos que son 100% naturales y sin químicos, espero que este habito se vuelva una costumbre.

El primer día que entre al servicio tenía muchas expectativas de las experiencias que me tocarían vivir, recuerdo que eran muy positivas y estaba casi segura que sería inolvidable, el día de hoy ya llegando a la recta final, creo que la  realidad ha superado mis expectativas, fue mejor de lo que creí, no me queda más que agradecer a todas las personas que me hicieron sentir como en casa dentro de la oficina  y principalmente agradezco a Dios por haberme dado esta gran oportunidad que estará siempre presente en mi corazón. 



Friday, March 11, 2016

"Desde que comenzó el proyecto..." por Walter Almaraz

Desde que comenzó el proyecto, me encontraba muy seguro de que conocería cosas nuevas, personalmente me fascina aprender y el hecho de saber un poco de todo realmente me hace sentir bien. 

Debo admitir que me gustan los retos y trabajar con personas de distintos caracteres me permite aprender y conocer aspectos de mi mismo, la verdad no quiero que esto termine.

El compartir con todo tipo de personas, como las productoras, técnicos o expertos en el tema, compañeros del voluntariado te brinda pautas, consejos, nuevos datos, etc. Toda esta información es muy útil y sirve de gran manera. Grandes ideas surgen a cada momento, eso es algo que me encanta porque entusiasma mi persona y aprendo aún mucho más del proyecto, genera en mi ganas de hacer más cosas. Es por eso que en mi tiempo libre intento encontrar nuevas ideas, investigando y reflexionando sobre en qué otras maneras puedo aportar.

Hasta este momento nos encontramos recolectando toda la información a través de cuestionarios, entrevistas a expertos, es verdad que a veces cansa, sin embargo resulta gratificante cuando se obtiene lo que buscamos como equipo, esto ayuda al equipo a proponer cosas mas estructuradas o aspectos que se acercan mucho más a la realidad de las productoras. Aún faltan elementos por conocer, sin embargo eso se hará pronto y permitirá tener un diagnóstico mucho más preciso.

Al mismo tiempo vamos trabajando en propuestas que permitan mejorar y crear nuevas oportunidades para las productoras de verduras en la ciudad de El Alto, lo bueno es que al haber tantas cosas por hacer, también resulta fácil proponer más cosas al proyecto.

En el tiempo que que me encuentro en el programa ICS, puedo decir que aun me siento comprometido y feliz de estar haciendo voluntariado, es interesante ver que en estos grupos, la motivación presente se genera por el ambiente externo en el que trabajamos, es el gusto de poder ayudar a otras personas, gracias a ese aspecto, aprendo a ser mejor persona cada día, alguien más humano que busca romper con los hábitos negativos y aprovechar mejor el tiempo en apoyar a la gente que necesita ayuda.


No quisiera que esto termine, porque siento que hay mucho por hacer. Como mencionaba anteriormente, existen tantas ideas con el propósito de innovar, mejorar lo que hay, etc. 

Probablemente no sea posible cumplir con todo lo que hemos planeado, sin embargo, el hecho de aportar con un granito de arena, hará que las cosas valgan la pena y me seguirá motivando para trabajar con personas. J

Wednesday, March 2, 2016

"Mi primer mes como Voluntaria" por Lu An Mendez

En mi primer mes como voluntaria  en el proyecto “Agricultura Urbana  - Mujeres Empoderadas”, me siento agradecida por muchas cosas; la primera es, haber conocido al gran equipo con el que trabajo, en poco tiempo de conocernos  desarrollamos una amistad muy bonita.  Me gusta el equipo del que soy parte y siento que al terminar este voluntariado conseguiremos todos los objetivos que nos planteamos.

En segundo lugar me siento muy agradecida con el Servicio Internacional Británico,  por darme la oportunidad de trabajar con ellos, en este tiempo he aprendido muchas cosas  y por otro lado he adquirido mucha experiencia  en mi desarrollo profesional.

Además, obtengo constantemente  una experiencia  de desarrollo personal muy profunda  pues por primera vez me siento como una ciudadana activa de mi comunidad y de mi ciudad. Esto como resultado de que estoy al tanto de determinados problemas que afectan a sectores o poblaciones vulnerables y ahora puedo hacer algo a través del programa ICS para tratar de solucionar los mismos.

Me encanta trabajar en el proyecto “Mujeres Empoderadas” porque aportamos de una manera muy importante a uno de los sectores más vulnerables del mundo y sobre todo de América Latina, ese sector son las mujeres. 

En la sociedad en la que vivimos se discrimina a las mujeres, se considera muy difícil  tener una participación social importante como mujer en la sociedad boliviana, sobre todo si  tienes hijos y eres dependiente económicamente de un esposo, con nuestro proyecto pretendemos que las mujeres productoras en la ciudad de El Alto se empoderen a través de la independencia económica, de esta manera podrán ser ellas mismas las que tomen decisiones importantes en su vida.

Al ser voluntaria siento que formo parte del cambio social que el mundo necesita de manera urgente, somos los jóvenes quienes debemos impactar las formas de vivir de la sociedad, pues nos afectan en gran manera a todos, no importa si  el cambio que realizas es mínimo o muy pequeño, siempre un pequeño cambio genera cambios grandes.


Estoy muy feliz por pertenecer al equipo de voluntarios del Servicio Internacional Británico, espero que en el tiempo que nos queda, alcancemos todos los objetivos que fueron propuestos. También espero que nuestra amistad crezca cada día más.


 

Monday, February 29, 2016

“Soy voluntaria, porque...” por Mayra Ari

“Nada se compara con esto que hacemos a diario. Somos un grupo ecléctico, personas que cuando menos esperas te desbordan de alegría. Son más las cosas que me llevo cada día, porque aprendo a desarrollar nuevas capacidades.

Siempre me caracterice por mi volatilidad, y la capacidad de hacerme invisible. Sin embargo, este grupo humano hace que cada día me desafíe, estableciendo metas diarias.”

La elección del voluntariado estuvo en un principio, dirigida por una actitud egoísta de desarrollo profesional. Valga aclarar que soy tímida en exceso, y que esta manifestación miedosa es contraproducente para quien se formó en la política, profesional del que se pretende viva por las relaciones públicas que genere.

La convocatoria de este voluntariado, la encontré en una pauta de mi muro en Facebook; una propuesta por demás llamativa, porque era una invitación un tanto selectiva, con la solicitud de personas proactivas, extrovertidas y dinámicas. Confieso que pensé unas cuantas veces antes de contestar a la invitación, porque es por demás evidente que no encajaba en el perfil que se exigía. Sin embargo, pudo más mi curiosidad, que mi ética; entonces me apunte a la reunión; y cuando la fecha llegó, asistí al encuentro un tanto recelosa. La campaña era por demás motivadora, porque su “alma” procuraba promover el empoderamiento de grupos sociales “marginados”, desde la generación de proyectos con impacto escalado: “Mujeres empoderadas”, proyecto joven del Servicio Británico, que demanda la ayuda de voluntarios dispuestos a tomar los espacios necesarios, reclamando la igualdad de género en la sociedad de diversos sectores, aprendiendo a reconocer su situación desfavorable, pero sobre todo, desarrollando la virtud de la empatía. Sin duda aprendo mucho de esta experiencia, porque salí de mi “zona de confort”; porque me obligue a pensar menos y sentir más: porque aprendí a escuchar a quienes nos declaraban sus ingratas experiencias, o entender las negativas de quienes consideraron nuestro trabajo, inútil.

La otra confesión, que dirige estás líneas; una vez iniciado el proyecto, y realizada el primer contacto con las mujeres agricultoras;  me quedé con la sensación de insatisfacción, porque mis ambiciones se amplían, mi búsqueda de nuevas formas de intervenir y transformar a este segmento de la sociedad, se convierten en una especie de motor diario, porque ejerzo el voluntariado desde el servicio.

Poco tiempo después de finalizada la primera “intervención”, me enteré de una nueva convocatoria, pero ésta ponía en juego el compromiso de quienes se arriesgaban a asumir este nuevo rol. Las exigencias de esta nueva convocatoria eran las mismas de la anterior; y sin pensarlo más me atreví a hacerlo de nuevo, porque creé una nueva expectativa; porque asimilé el verdadero significado de ser voluntaria. Este voluntariado me compromete a cumplir con más responsabilidades, porque asume el servicio activo de sus miembros, convirtiéndolos en agentes de cambio.

Finalmente, me gustaría romper un poco con esa impresión tergiversada que se tiene de nosotros, de algunos pocos que nos ven con recelo. Con catalogaciones típicas que no vienen en caso, pero que hacen una especie de efecto en quienes desearían ser parte de este movimiento “revolucionario”. Somos una generación de personas sin rasgos sociales o económicos que nos diferencien, porque el voluntariado es más que una actividad extracurricular. Porque para quienes hacemos de esto una forma de vida, encontramos en la persona “de al lado” a nuestro aliado, al cómplice que se propone hacer de este mundo un lugar mejor sin esperar nada más que haber sembrado en los auditores la semillita de la duda, despertando en ellos a los agentes de cambio del presente.

“Agradezco la oportunidad de conocer personas que hacen del voluntariado una forma de vida; agradezco ser parte de una institución que hace 70 años viene cambiando el mundo, desde experiencias que revolucionan la sociedad.”


¡


Gracias!

Tuesday, February 16, 2016

EN ESTOS CATORCE DÍAS… por Samira Aguilar

Ya son exactamente catorce días desde que me embarqué en esta gran aventura, recuerdo el día que me dijeron que había sido aceptada dentro del Servicio, experimenté  un montón de emociones juntas pero creo que la primordial en ese preciso momento fueron los nervios, también sentí un inmenso miedo al cambio por el hecho de salir de mi zona de confort,  viviendo y experimentando cosas nuevas y por último me invadió una angustia de no poder ser una herramienta útil para esta gran oportunidad. Me pregunté si era capaz de cumplir con todas las tareas que me darían, sí yo era capaz de dejar frivolidades a un lado y empezar a pensar un poco más en el prójimo, si siendo parte del proyecto podía agradecer con una centésima parte a Dios por  todo lo que me había dado, dejando egoísmos de lado y empezar a servir a los demás.

Debo reconocer que  no estaba segura de lo que  hacía  ya que la experiencia que tenía en voluntariados era muy poca comparada a la de mis compañeros que en la entrevista grupal comentaron que ellos contaban con mucha experiencia previa; eso en cierta manera me hizo sentir insegura, pero entendí que eso no era imprescindible, lo que importaba era que yo le quería dar toda mi alma, vida y corazón a este proyecto que ahora forma parte de mi rutina diaria, estaba completamente segura que haría un trabajo digno, más de lo que hice jamás; ayudar a personas que realmente lo necesitan. Estoy consciente que con mis acciones no cambiaré al mundo pero como dijo la Madre Teresa de Calcuta, "A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltará esa gota", eso me motivó para seguir adelante en esta aventura.


Recuerdo mi primer día, fue un alivio ver caras conocidas ya que no me sentiría tan sola al inicio de esta nueva etapa y al pasar los minutos me di cuenta que todos estaban ahí con la mejor vibra, todos estaban dispuestos a compartir y a ser amigos de todos, eso me hizo sentir cómoda desde el  primer momento que me senté en la gran sala común. La sensación que tuve se resumía en un sentimiento de que todos estaban ahí para ayudarte. Recuerdo el momento en que cada Coordinador presentó su proyecto, lo hicieron tan orgullosos y con tanto amor por las personas que habían sido parte del proyecto y claramente por todos los logros y actividades que habían realizado, eso me hizo sentir que estaba en el lugar correcto, que todas estas personas todavía desconocidas tenían tanta  pasión por lo que hacían y en especial se notaba el gran  amor que tenían a  cada una de sus actividades. 

Cuando presentaron al equipo del que yo hiba a formar parte: "Mujeres Empoderadas"  recuerdo ver a dos jóvenes que pasaron al frente para hablarnos acerca de lo que trataba el proyecto. El momento que escuché la palabra agricultura me sentí un tanto insegura, ya que nunca en mi vida había investigado o por lo menos escuchado a profundidad que era o en que consistía, pero estaba dispuesta a aprender lo más posible  y que conocería cosas  nuevas para mí.



Pasado el tiempo de estar reunidos todos los equipos, llegó el momento de separarnos a nuestros equipos respectivos y solo juntarnos en las horas de almuerzo, las cuales por cierto son muy divertidas y amenas, pero ahora era el momento de conocernos con las personas que conviviríamos en esta etapa, recuerdo el momento de confraternización y como ambos representantes Joel y Lucas nos hicieron  realizar actividades para conocernos mejor, algunas fueron muy graciosas en especial las de dibujar ya que yo no sé dibujar nada bien fue muy gracioso tratar de hacerlo, creo que eso nos ayudó a conocernos un poco más, por lo menos a conocer nuestros nombres. 

Ya empezado el trabajo, pudimos conocernos mucho más, creo que en estos catorce días conocí y sigo conociendo gente muy especial, además de muy comprometida con el proyecto. Somos gente similar que busca cosas muy parecidas en la vida y eso permitió que nos llevemos muy bien, cada día que pasa observo como cada uno de mis compañero es y cual es su forma de pensar  y creo que ya podría llamar amigos a muchos de ellos. Creo que al acabar el proyecto seremos grandes amigos que habrán vivido grandes experiencias y aventuras sobre todo satisfechos de haber podido aportar esa gotita de agua al mar.

Una de las experiencias más interesantes que tuvimos hasta ahora dentro de esta etapa fue  nuestra primera reunión como equipo oficinas de FOCAPACI ubicada en la ciudad de El Alto, me pareció un  poco difícil llegar a las instalaciones ya que mi sentido de ubicación es malo pero ver como Joey y Lucas nos cuidaron  me hizo sentir muy bien, sin dejar a nadie atrás, todo valió la pena porque esa reunión nos enseñó mucho acerca de los procesos agrícolas y como las productoras realizan sus cultivos, lo cual es muy interesante, tuvimos reuniones antes y entendimos mucho pero creo que esa reunión fue primordial y le agradezco mucho al Ingeniero por la explicación tan completa que nos otorgó ese día, espero que existan reuniones parecidas a esa para aprender un poco más cada día.

Después de estos  catorce días, lo que espero de esta hermosa oportunidad es convertirme una mejor persona, sentirme cada día más orgullosa de mi misma y de lo que he hecho, encontrando a personas maravillosas que me están acompañando en esta gran experiencia sintiendo que no soy una persona del montón que espera que las cosas le lleguen sin hacer nada al respecto, sino haciéndole un bien a los demás y alimentando cada día más mi espíritu. 

No me queda más que agradecer a Dios por haberme puesto en este camino de arduo trabajo y satisfactorio a la vez, a mi mamá por su apoyo incondicional y prepararme el almuerzo para todos los días, a mi Coordinador Joel por su cariño y comprensión y a Lucas por estar siempre dispuesto a ayudarnos en todo lo que necesitamos. A todo mi equipo del proyecto de "Mujeres Empoderadas" que está ahí siempre para apoyarme en las cosas más pequeñas. Solo me queda esperar a ver lo que nos deparará esta experiencia y estoy segura que serán cosas muy lindas.


Wednesday, February 10, 2016

The beginning of the end? – by Solange Sheriff




Helping people fascinates me and I’m so grateful to ICS for giving me the opportunity to be part of the last cohort and to do what I do best and what I enjoy the most.
In the beginning, I found myself totally out of my comfort zone (as was supposed to be), but the dynamic of the team and natural support amongst colleagues and team leaders was invaluable and made me feel part of something big.
I’m glad to be surrounded by people with common interests. Every day I spend with them, I feel that our friendship is growing and It’s always fun to work with such an incredible team (:
I have mixed feelings when I think about the future and the program coming to an end in a few months… but then I realize we have many things to do!! This journey has just begun for us and we have challenges to overcome and gain new experiences, before saying goodbye.
There are a number of reasons why I decided to become a volunteer… I’ve always thought, that helping out even with a few tasks can make a real difference to the lives of people in need. 
Right now, we have ambitious ideas! And perhaps results won´t be noticeable at first, but we believe they’ll contribute to an overall improvement in the long term, and that’s our goal

¿El principio del fin? - Por Solange Sheriff

Me fascina ayudar a las personas y estoy muy agradecida con ICS por darme la oportunidad de ser parte de este último cohort y hacer lo que mejor sé y lo que más disfruto.
Al comienzo, me sentí fuera de mi zona de confort (como se supone que debe ser), pero las dinámicas grupales y el apoyo entre colegas y los team leaders fue invaluable y me hizo sentir parte de algo grande. 

Estoy feliz de estar rodeada por personas, que comparten mis intereses. Cada día que paso con ellos, siento que nuestra amistad crece y siempre es divertido trabajar con un equipo tan increíble (:

Tengo sentimientos encontrados cuando me pongo a pensar en el futuro y que el programa llegará a su fin en unos meses… pero luego me doy cuenta que tenemos mucho por hacer!! Este viaje recién comenza para nosotros y tenemos retos que superar y ganar nuevas experiencias, antes de despedirse.

Hay muchas razones por las que decidí ser voluntaria… Siempre pensé que ayudar con tareas pequeñas, puede hacer una gran diferencia en la vida de personas que más lo necesitan.
Ahora tenemos ideas ambiciosas! Y quizá los resultados no sean visibles al comienzo, pero creemos que contribuirán a una mejora general a largo plazo y esa es nuestra meta!